Contacto Home

NUESTROS FUNDADORES

San Juan Bosco

(1815-1888)

Hijo de campesinos, sus padres fueron Francisco Bosco y Margarita Occhiena. Su padre murió cuando Él tenía dos años. Pasó sus primeros años trabajando como pastor de ovejas, y recibió su primera educación del sacerdote de su parroquia. A los nueve años tuvo un sueño que marcó su vocación.

A los veinte años en 1835 entró en el seminario y seis años después fue ordenado sacerdote. Se trasladó a Turín, donde con fervor se dedico a su trabajo. Don Bosco comenzó a reunir a los chicos de la calle, y los instruía en diversos oficios, catequizándolos y amenizando los encuentros con juegos de destreza, pequeñas obras de teatro especialmente escritas para ellos.

Don Bosco lograba impulsar al estudio inculcando a sus alumnos el esfuerzo, incentivándolos, no sólo a que desarrollaran su inteligencia, sino también a que fortalecieran su voluntad y templaran su carácter. Fue el creador del Sistema Preventivo, basando la enseñanza en tres pilares, la Religión, la Razón y el Amor.

Santa María Dominga Mazzarello

(1837-1881)

María Dominga Mazzarello nació en Mornés el 9 de mayo de 1837. Creció en un clima sereno, armónico, humilde y feliz, entre gente sencilla, en un ambiente de espera paciente de las estaciones, en contacto con la naturaleza y dedicada a las tareas agrícolas. A los 23 años, después de haber asistido a sus familiares enfermos de tifus, contrajo la enfermedad. Nunca más volvió a ser la misma de antes, no recuperó sus fuerzas físicas y este acontecimiento la llevó a decidir un cambio de actividad: ya no sería campesina, sino modista. Esta decisión fue más que una simple elección. Fue el origen de una nueva misión: la de vivir para Dios, haciendo el bien a las jóvenes y mujeres del pueblo.

Un encuentro trascendente se produjo en el otoño de 1864, cuando Don Bosco, que había creado la congregación Salesiana en 1859 en Turín, llegó a Mornés de vacaciones con sus muchachos. Las Hijas de la Inmaculada se encargaron de prepararlo todo para recibirlos. María quedó impresionada por la personalidad del sacerdote. "Don Bosco es un santo y yo lo siento", dijo a sus compañeras.

En las Hijas de la Inmaculada de Mornés, el santo encontró un grupo con experiencia de vida en común, receptivo al espíritu salesiano y con una inserción vital en la sociedad decidida a dedicarse a la promoción del pueblo y especialmente de la mujer.

El 5 de agosto de 1872, María Mazzarello y sus otras compañeras profesaban sus primeros votos religiosos: nacía entonces el Instituto de las Hijas de María Auxiliadora. Como superiora fue una hábil formadora y maestra en la vida espiritual. Tenía el carisma de la alegría serena, irradiando gozo e implicando a otras jóvenes en el empeño de dedicarse a la educación de la mujer.

Cuando la Madre Mazzarello muere en Nizza Monferrato, el 14 de mayo de 1881, el Instituto tiene sólo nueve años de historia pero 26 casas, 166 hermanas, 50 novicias y 22 postulantes. Sus restos se veneran en la Basílica de María Auxiliadora en Turín. Su fiesta se celebra el 13 de mayo.

PREESCOLAR
PRIMARIA
SECUNDARIA